El choripán: símbolo de identidad argentina

317

En otra entrega de Picado Fino, el periodista Nico Visne se refirió al Choripan. Algo mas que un simple alimento. Un ícono popular que no distingue estratos sociales ni ideologías, su consumo es una experiencia común en Argentina.

En nuestro país se estima que se consumen 600 millones de choripanes al año, un promedio de quince por persona al mes. Este ícono de la gastronomía nacional se come en todo momento y lugar. La ingesta de choripán no solo se limita a los encuentros deportivos o manifestaciones sociales, sino que está profundamente arraigado en la identidad argentina.

El chorizo, ingrediente principal del choripán, tiene sus orígenes en la antigua Grecia y Roma. Aristófanes, un famoso comediante y dramaturgo, ya hacía referencia a este alimento en sus obras. El chorizo llegó a América con los españoles, y se asentó en el Río de la Plata donde los gauchos empezaron a consumirlo asado.

El chorizo es un embutido de carne de cerdo con algunos condimentos naturales y puede consumirse fresco, a diferencia de otros embutidos.

Otro detalle a resaltar es que antiguamente, el choripán se condimentaba con mostaza antes de la aparición del chimichurri.

Hay variantes del chorizo como por ejemplo: el “chori bombón”, que aunque más complicado por el tamaño del pan, sigue siendo popular. “El pan muchas veces está pensado para el choripán normal, pero el choribombón sigue siendo delicioso”, opinó Visne.

Hay diferentes formas de cocinar el chorizo, desde a la parrilla hasta a la hornalla con agua, una técnica común entre los camioneros.

El choripán tiene una historia rica y variada. En la corte del rey Carlos IV se realizaban muchas cacerías, y en una ocasión un choricero local ofreció chorizos al rey, lo que le valió el título de proveedor oficial de la casa real. Este hecho quedó retratado en un cuadro del pintor Goya.

El chorizo llegó a América Latina con los españoles y se asentó con fuerza en la región del Río de la Plata. “Los gauchos que vivían en esta zona disfrutaban de comer carnes al asador, a la estaca”, detalló. También mencionó que el pan, que tiene más de nueve mil años de historia, se unió al chorizo en algún momento histórico, creando así el choripán.

En Buenos Aires, la aparición de los carritos en la costanera durante la década de 1920 impulsó la popularidad del choripán. Los obreros que trabajaban en las construcciones de la ciudad solían almorzar en estos carritos, lo que ayudó a establecer el choripán como una comida popular.

En Rosario, una situación similar ocurría con los trabajadores del puerto, quienes también adoptaron el choripán como parte de su dieta cotidiana.

Córdoba también adoptó el choripán en la década de 1950, específicamente en el Parque Sarmiento, y su ingesta se extendió rápidamente por toda Argentina. Los cordobeses son conocidos por su forma de unir dos palabras, y así nació el término ‘choripán.’

Los fines de semana, en el Parque Sarmiento, se colocaban carteles anunciando choripán, lo que atraía a la gente que iba de picnic o que compraba para llevar a sus casas. El take away no es de la pandemia, ya existía desde entonces. En el Parque Sarmiento calentaban carne de cerdo y de vaca, hacían una mezcla con vinagre, ajo y ají picado, y luego embutían la carne en una tripa. Estos chorizos eran frescos y se podían consumir inmediatamente.

Los restaurantes en Argentina comenzaron a instalar el choripán en sus menús. Este alimento también está muy relacionado con la comida callejera y popular debido a su bajo costo. En las manifestaciones populares, en las marchas sociales, en la cancha de fútbol, siempre hay varanda a choripán.

Este alimento es una representación del sentir popular. El choripán es una comida increíble que está muy relacionada al sentir popular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *