Mujeres de la cocina

536

Cada miércoles, el programa Viento a Favor recibe a dos columnistas: a la periodista Ailín Trepiana con “Bellas y Fuertes” y a Nico Visne y “Picado Fino”. Una columna de género y otra gastronómica que decidieron unir sus espacios para detenerse en el tema de la cocina que históricamente fue ocupado por mujeres.

Ailín compartió algunos datos estadísticos del INDEC a través de la encuesta del 2021 sobre uso del tiempo. El 83,8 por ciento de las personas realizan trabajo no remunerado; es decir actividades productivas de sus hogares para sus propios miembros como la limpieza y la alimentación por lo que no reciben ningún pago. En promedio se dedican más de 5 horas diarias en estas actividades.

Encuesta

El 92% de las mujeres realizan trabajo no remunerado, frente al 75% de los hombres. Además, no solamente son más las mujeres que realizan estas tareas, sino que también es mayor el tiempo que les dedican: 6 horas y media frente a 3:40 horas. de los hombres.

El 90% de las mujeres realizan trabajo doméstico no remunerado, y le dedican 4 horas por día; mientras que el 69% de los hombres lo hace, y le destina 2:38 horas diarias. Entre las actividades incluidas en el trabajo doméstico se incluye preparar y servir comida; y limpiar la casa en la que viven las personas consultadas.

Mapa

Por su parte, Nico se refirió al Mapa de Barmaids la primera plataforma de visibilización y empoderamiento femenino en el rubro gastronómico en LATAM. El objetivo del mapa es que cada mujer que trabaje en el sector pueda registrarse y compartir algunos datos de su labor.

Algunas conclusiones a partir de los datos del Mapa de Barmaids:

– El 35,1 % de las participantes afirmó que alguna vez se sintió incómoda o que se la trató de manera indebida en una entrevista de trabajo. Muchas de las situaciones mencionadas eran acerca de comentarios desubicados o miradas excesivas en relación al físico, preguntas incómodas acerca del embarazo, posibilidad de tener hijos o propuestas indecentes.

– Un 75,4 % señaló que alguna vez sintió que no le dieron ciertas oportunidades por ser mujer. Muchos de los ejemplos mencionados se basaban en poseer puestos de menor rango (a pesar de tener más experiencia o capacidad) solo por ser mujer o desigualdad en los ascensos por falta de confianza en el liderazgo.

– Respecto a las prácticas cotidianas y naturalizadas que las personas detectan en su lugar de trabajo, la totalidad de la muestra señaló al menos una práctica de micromachismo en su ambiente de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *