New Zonic, el último videoclub de Bariloche que sobrevive y resiste al paso del tiempo

448

La primera semana de diciembre fueron días flojos, casi inexistentes en cuanto a movimiento para el videoclub New Zonic de Bariloche. Eran días en los que entraba una o dos personas y otros en los que nadie se acercaba. “Me dio una depresión muy grande”, comentó Carlos Suez en diálogo con LU5 al recordar esos momentos y agregó: “Ahí fue que publiqué en Facebook que pensaba cerrar y recibí un montón de mensajes, la gente se acercó y resurgió New Zonic“.

A pesar del avance tecnológico, de la proliferación de ofertas audiovisuales que hay en plataformas online y también del cambio cultural de mirar películas, Carlos aún mantiene en pie el local que inauguró hace 39 años. En el esplendor del rubro, hubo 43 videoclubs en Bariloche trabajando y en la actualidad New Zonic es el último que subsiste.

“Me resigno a disolverlo”, enfatizó el dueño y explicó: “Me parece que es como un refugio cultural, donde tengo más de 25.200 títulos. Están desde los cortos de Chaplin de 1914 hasta los últimos estrenos”.

En las casi cuatro décadas que está al frente del negocio, tuvo que amoldarse a cada nuevo dispositivo en el que iban apareciendo las películas. “Empezamos con los videocassettes, pasamos al DVD, después al Blue-Ray y ahora lo que hago mayormente es poner la película en pendrives”, detalló Carlos.

Él es consciente que su trabajo no le va a otorgar grandes riquzas porque, tal como asegura, “ha pasado esa época floreciente” de los videoclubs. “Pero con que se salven los gastos y se puedan pagar los sueldos y medianamente estar bien, yo me conformo”, expresó.

Desde pequeño que Carlos es un profundo enamorado del cine, de aquel que era una actividad social y en la que se vestía de traje y corbata para ir. Ya con la aparición del videocassette o VHS a mediados de los años 70 y su popularización en los 80, cambió la forma de ver cine y se transformó en una cultura más hogareña.

Esta nueva forma de ver películas también lo cautivó a Carlos y es lo que más lo motiva a mantener con vida a New Zonic. “La gente viene, conversa y uno le recomienda títulos porque sabe sus gustos. Es una conversación íntima donde se habla de la vida, de las experiencias personales, de sentirse reflejado en un personaje o una situación de una película. Entonces no quiero que todo eso se pierda porque estamos cada vez más encerrados en nuestras casas”, observó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *