Pan Dulce: la leyenda del postre estrella de la Nochebuena

486

A pocos días de las fiestas de Navidad y año nuevo, el periodista Nico Visne en su columna “Picado Fino” nos habló de las similitudes, diferencias, orígenes e historia del Pan Dulce o Panetonne.

Los antecedentes del Pan dulce o Panettone se remontan al siglo 15 en la ciudad de Milán, Italia con la aparición del primer Panettone durante una Nochebuena en la corte de Ludovico Sforza, alias “El Moro, señor de Milán”.

Nico contó que ante un imprevisto con el postre – que se había quemado- los cocineros tenían que improvisar un remplazo para evitar ser duramente reprendidos. Y para salir del apuro a uno de los ayudantes de cocina se le ocurrió amasar un pan dulce agregándole fruta confitada y manteca.

Pan Dulce Milán

La receta fue un éxito rotundo, reconoció Visne, y fue denominado “Pane de Toni”, en honor a su creador.

Arribo a la Argentina

El Panettone llegó al país de la mano de los inmigrantes italianos, quienes buscaban la manera de mantener sus tradiciones.

El austriaco León Antonio Marcolla nació en 1881 en Vigo di Ton, lugar que actualmente se conoce como la provincia italiana de Trento. A los 14 años llegó a Buenos Aires, donde comenzó a trabajar en una confitería.

Ansioso de cierto éxito, preparó un Panetonne en canastas de mimbre que ofrecía puerta a puerta. La respuesta fue inmediata según el historiador Daniel Balmaceda, autor del libro “La comida en la historia argentina”.

Pan Dulce Veneciano

Tipos de Pan Dulces

El Pan Dulce de Venecia, se diferencia del tradicional de la ciudad de Milán, por presentar un bizcocho levado de masa ligera y que no lleva frutas, solo está espolvoreado con azúcar impalpable.

También encontramos, el Pan Dulce de Milán cuenta con una masa más elaborada, con gran cantidad de huevos, contiene cedrón, pasas sultanas, cáscara de naranja y está decorado con almendras tostadas y azúcar granulada.

Finalmente el Pan Dulce alemán “Stollen” es el tradicional pastel con nueces y almendras que remonta su origen también al siglo XV.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *