Profesionales advierten que el consumo desmedido de pornografía puede afectar a la salud

253

Durante el Congreso de la Asociación Argentina de Psiquiatras (APSA), un grupo de especialistas argentinos puso el foco en el aumento del consumo de pornografía. Destacaron que en muchos casos el exceso se convirtió en una verdadera adicción que trae diversas consecuencias en la salud de los pacientes.

La investigación se denomina “Consumo de pornografía, más allá de la voluntad” y allí se resalta que las actuales generaciones consumen pornografía tempranamente. “Nuestra preocupación es que cada vez son más chicas las personas en edad que ven pornografía”, puntualizó en diálogo con LU5 Lucía Báez Romano, psicóloga (M.N. N° 21.979), sexóloga, miembro del Staff del Centro Argentino de Urología (CAU), Presidenta de la Asociación Sexológica Argentina Dr. JC Kusnetzoff.

Lo que impulsó a las investigadoras a desarrollar este trabajo fue el impacto en la salud mental que se comprueba en la práctica clínica diaria, donde los pacientes reportan que la actividad va mutando de placentera a problemática, dependiendo del umbral adictivo de cada individuo.

La profesional detalló que en la actualidad trabaja con pacientes de entre 18 y 21 años que le comentaron que desde los nueve años están viendo pornografía y que, posteriormente, esa práctica terminó siendo una adicción. 

En Argentina tenemos un promedio de edad que comienza a los nueve y cada vez es menos. Se debe a la facilidad que tienen los chicos con las redes sociales, el descontrol de las redes hizo que creciera la industria de la pornografía y que estuviera al alcance de cualquier persona”, remarcó Báez Romano

Además de la preocupación por la edad de inicio del consumo de pornografía, en este informe los especialistas hacen énfasis en las consecuencias de la exposición excesiva frente a esos materiales. “Siendo sexóloga, he tenido consultas y veía que había algún tema solapado a los problemas eréctil y eyaculatorio. Cuando indagaba, saltaba que los pacientes estaban consumiendo pornografía y el tema era cuánto estaban viendo”, comentó Baéz Romano.

Hay diferentes consecuencias cuando este hábito se torna descontrolado y que termina deteriorando la salud. A nivel biológico, la persona que sufre de adicción a la pornografía termina teniendo una escasez de encuentros sexuales coitales; a nivel psicológico, disminuye la autoestima por falta de voluntad para abandonar este hábito; en el ámbito fisiológico existe un monopolio del autoplacer que devienen en disfunciones sexuales asociadas al insuficiente estímulo con la pareja; y en el aspecto social puede ocasionar en el paciente un aislamiento acentuado por la conducta compulsiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *