Una de las victimas del Triple Lesbicidio de Barracas era neuquina

58

Cada miércoles en el programa Viento a Favor, la periodista Ailín Trepiana presenta “Bellas y Fuertes”, columna de género en la que se analizan temas de actualidad desde una mirada feminista.

La habitación donde fueron atacadas las mujeres en la pensión de Barracas.

En esta oportunidad Ailín dialogó con Jesi Hernández, lesbiana militante y activista LGBTI+ e integrante de la comunicación de Autoconvocades de Lesbianes por Barracas, tras el crimen de odio de tres mujeres por ser lesbianas.

Un vecino de 68 años atacó a 4 mujeres; tres de ellas murieron como consecuencia del ataque. Una de las fallecidas fue la neuquina Andrea Amarante, mientras que la sobreviviente del ataque se encuentra hospitalizada.

Amarante se convirtió en la tercera víctima fatal del crimen de odio, luego de permanecer internada en grave estado en el Hospital Penna con el 75% del cuerpo quemado.

“Su vecino Fernando Barrientos venía hostigándolas hace un montón de tiempo, las acechaba en los pasillos y quería que las chicas estén con algunos de los varones que vivían en la pensión”, aseguró Hernández.

“Como ellas son lesbianas les rechazaban todas las intimidaciones, pero los chabones creían que eran un pedazo de carne y que tenían que repartirlas entre ellos”, explicó.

La referente y lesbiana militante dijo que el asesino se encontraba apañado por un grupo de hombres y que “se le ocurrió exterminar con una bomba molotov a las lesbianas porque no le daban bola”.

“Así fue como lo ejecutó la madrugada del lunes donde arrojó una bomba casera a la habitación donde las chicas dormían”, puntualizó Jesi.

“Tres fallecieron en menos de una semana y una de ellas quedó con vida. Estamos realizando una colecta para ayudar a Sofía, porque se le prendieron fuego sus amigas, sus cosas y sus sueños”, remarcó.

Crimen de Odio

Hernández dijo que Fernando Barrientos, el hombre que atacó a las mujeres, se encuentra en un hospital y no está preso.

“Le sacó la vida a las 4 compañeras por el simple hecho ser hombre y estar ahí”, afirmó.

También reconoció la importancia de establecer palabras como “lesboodio” y “lesbicidio”, ya que es evidente que los discursos de odio ponen en peligro la vida de las personas que forman parte de la comunidad.

“Se trató de un crimen de odio, de una masacre, de un lesbicidio y las prendieron fuego por lesbianas”, enfatizó Hernández.

Campaña para ayudar a Sofía

Las Autoconvocades de Lesbianes por Barracas junto al colectivo Ni una Menos, realizan una colecta para ayudar a Sofía, la única sobreviviente del ataque.

Quienes quieran sumarse y colaborar pueden hacerlo realizando una transferencia en el alias: acivil.niuna.menos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *